Imprimir post o guardar como PDF

La luz de la luna, como aprovecharnos de su luz en noches de luna llena

En artículo anterior ya os comenté algo sobre la fotografía nocturna, y en esta ocasión os voy a explicar como podemos aprovechar la luz que tendremos en una noche de luna llena para sacar fotografía realmente espectaculares.


Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la luna no da la misma luz en cualquier latitud ni a distintas horas, influye mucho la climatología y la estación del año en la que nos encontremos. Con esto os quiero decir que no hay una regla fija para poder obtener una fotografía nocturna expuesta correctamente, ya que esto va a depender del criterio y de los gustos de cada uno, pero como en toda disciplina fotográfica, hay una serie de reglas que podemos seguir para conseguir buenos resultados y a partir de ellos consigamos la fotografía deseada.
 
Como en todas las disciplinas, lo ideal es la práctica, no vamos a llegar la primera vez y a sacar fotos realmente espectaculares, pero si no seguimos practicando posiblemente nunca lo consigamos.
 
Para ajustar el balance de blancos para realizar fotografías nocturnas tendremos que poner una temperatura de color de 4000K o bien ajustar el modo en luz de tugnsteno. Si tomamos la fotografía en RAW podremos después dar el toque que hemos visto en la escena para que quede tal y como queremos.
 
Partiendo de la regla Sunny 16, que dice que en un día soleado, al mediodía, si seleccionamos una velocidad de obturación lo más cercana a la sensibilidad de la película o sensor, el diafragma que debemos utilizar para una exposición correcta es f/16. Por ejemplo, para ISO 100, dispararíamos a 1/125 segundos y f/16. Puesto que la luz que emite nuestra luna no es más que el reflejo de la luz del Sol dando de lleno sobre su superficie podemos deducir que la exposición de la luna llena cuando está en su punto álgido debería ser semejante a la de un paisaje o un objeto a medio día y sometidos a la luz solar.
 
Con esto llegamos a la conclusión que la exposición correcta de la luna es completamente distinta a la que necesitaremos para un paisaje nocturno, por ello lo que tendríamos que hacer para poder tener un paisaje nocturno con la luna correctamente expuesta es realizar dos fotografías, una en la que el paisaje quede correctamente expuesto y la luna sobreexpuesta y otra en el que el paisaje quede subexpuesto y la luna correctamente expuesta, y mas adelante las uniremos mediante photoshop como si de un HDR se tratara, es mas, podemos llevarlo un poco mas lejos y realizar varias capturas con distintas exposiciones para dejar mejor reflejados todos los detalles.
 
Al igual que tenemos la regla sunny 16 para el día, para la noche tenemos la regla looney 16, que quiere decir que la luz de la luna es unas 250.000 veces menos brillante que la luz del sol, por lo que tendremos que quitarle unos 18 pasos de diafragma respecto a una exposición realizada a medio día.

Por ejemplo, a f16 e ISO 100 necesitaríamos unos 44 minutos de tiempo de exposición para obtener la misma exposición que con luz diurna. 

Teniendo este valor concreto, sólo tendríamos que aplicar la ley de reciprocidad para calcular el tiempo de exposición a otros f. Un ejemplo simple: Si queremos disparar a f8 e ISO 100, tendríamos que usar un tiempo de exposición de (44/2 -> 22/2 ->) 11 minutos.
 
El problema de esta regla es que la imagen final nos dará una pequeña subexposición ya que en la realidad la luna es mas pequeña que el sol, y la diferencia de luminosidad práctica es de 400.000 en vez de los 250.000 que nos dice la regla.
 
Pero esta cuestión nos puede beneficiar, porque la exposición resultante de aplicar la regla Looney 16 nos da una imagen de un paisaje con aspecto nocturno, y no diurno. Necesitamos subexponer un poco para obtener un aspecto algo más real, con sombras muy oscuras.

Como siempre, si hemos realizado la fotografía en RAW, podemos trabajar mejor con ella y derechar el histograma hasta obtener los resultados deseados, y haremos exactamente igual con el balance de blancos.