Imprimir post o guardar como PDF

Consejos útiles a la hora de comprar tu equipo fotográfico de segunda mano

No solo a aquellos que empiezan en el mundillo de la fotografía les aconsejo adquirir material de segunda mano, si no a todo aquel que ya está dentro de este mundillo y quiera ampliar su equipo ya no por los tiempos que corren, si no por que podemos encontrar verdaderas joya a muy buen precio.
 
Aunque, como todo lo de segunda mano, tiene su riesgo.
 
¿Quieres saber como acertar en tu compra?
 


 

A la hora de adquirir una cámara de segunda mano lo primero que miramos es el aspecto externo y muchas veces la desechamos por que tenga un arañazo y tenga alguna parte desgastada, pero no nos fijamos en lo que realmente cuenta, en el caso de las réflex lo primero que tendremos que mirar es el número de disparos que ha realizado, ya que si esta se encuentra en la fase final de su "vida" igual nos costará muy económica, pero al poco tiempo tendremos que desembolsar una buena cantidad por cambiarle el mecanismo de obturación. En este artículo os explico como poder comprobar el número de fotografías tomadas por una réflex.
 
Otra cosa muy importante que tendremos que comprobar es el estado del sensor, que no tenga arañazos ni manchas de suciedad ya que una cámara con el sensor roto, mal asunto.
 
Nos fijaremos en el estado de los botones, que todos realicen su función correctamente y de la manera que han de funcionar, sin holguras ni teniendo que forzarlos para que realicen su función.
 
El cuerpo ha de estar bien, que no presente golpes del uso ni nada extraño, un simple arañazo, en muchas ocasiones, solo se trataría de una mera cuestión estética, pero en otras puede ser una señal de un golpe.
 
Nos fijaremos que la zapata del flash esté bien y si esta lleva flash incorporado este funcione sin problemas.
 
Si es posible si la cámara tiene problemas de backfocus o frontfocus, aunque esto será complicado ya que se podrá dar la circunstancia que el que cause el problema sea el objetivo.
 
Si se trata de una de estas nuevas cámaras sin espejo el procedimiento a seguir es el mismo y si lo que queremos es una máquina compacta o compacta avanzada la cosa cambia.
 
En este caso nos tendremos que fijar que el mecanismo de zoom funcione bien, el enfoque sea el correcto, que la lente no tenga arañazos y que la máquina no presente ningún golpe.
 
En cuanto a las lentes lo primero que miraremos es si ambos cristales están correctos, no tienen arañazos ni ninguna marca rara.
 
El problema del polvo es común en objetivos que no estén correctamente sellados, así que es algo que asumiremos y que tan solo comprobaremos que la cantidad de polvo que tengan en su interior sea mínima. En caso de que sepamos que ese objetivo es estanco, tipo serie "L" de Canon, es lógico suponer que por dentro ha de estar impoluto.
 
Si vemos que dentro del objetivo nos encontramos con una huella dactilar lo descartaremos inmediatamente, ya que ese objetivo ha sido reparado, y mal reparado por cierto, y no nos merecerá la pena perder el tiempo con el.
 
Comprobamos que no presente ni roces serios, ni golpes, si no tamos holguras en alguna de sus partes, desconfiar.
 
Si el objetivo es estabilizado comprobaremos que el estabilizador funciona bien, sin ruidos y que cumple las especificaciones del fabricante.
 
Comprobamos el enfoque, que el motor funcione bien, que, al igual que con el cuerpo, este no presente problemas ni de backfocus ni frontfocus.
 
Y por último y mas importante, comprobaremos que el diafragma no contenga rastros de aceite y que en general el objetivo no tenga hongos, algo muy importante en lentes antiguas y expuestas a mucha humedad. Para comprobar el diafragma en un objetivo automático tendremos que conectar dicho objetivo al cuerpo, pondremos la cámara por ejemplo en AV, e iremos pasando de una apretura a otra y presionaremos el botón de previsualización de profundidad de campo. Una vez que el objetivo tenga el diafragma completamente cerrado lo sacaremos de la máquina, este se debería quedar cerrado, y comprobamos que no tenga rastros de aceite.
 
 
No tengáis miedo de comprar material de segunda mano. Tan solo nos bastará realizar unas pocas comprobaciones y nos podremos ahorrar mucho dinero, yo por ejemplo hace poco que compré un macro de Tamron, el 90mm f2.8 di de segunda mano por poco menos de 200€ aun con garantía, cuando este objetivo en tienda ya nos costará cerca de los 500€.