Imprimir post o guardar como PDF

Como mejorar como fotógrafos

Los fotógrafos aficionados tienen a veces la sensación de estar atascados. No ven por dónde pueden mejorar, y lo achacan a sus equipos. Frases tipo "no puedo hacer mejores fotos porque mi equipo no es full frame" o "mis objetivos no son luminosos, por eso hago las fotos que hago"...Están totalmente equivocados. Un buen fotógrafo no depende de su cámara, depende de su cabeza.




  • La mejor forma para mejorar en fotografía es la práctica, sin ella, poco o nada conseguiremos, pero eso si, no podemos ir a lo loco, tendremos que saber muy bien que estamos haciendo, de nada nos va a servir salir todo el día con la mochila cargada e ir haciendo fotos sin ton ni son.
  • La jornada de un fotógrafo aficionado muchas veces consiste en salir de vacaciones y plasmar todo lo que ve, bien guiado por su intuición o por alguno de los que le acompañan en el maravilloso mundo de las vacaciones en familia con un fotógrafo. Trabajar así supone disparar, en la mayoría de los casos, buenas fotografías pero, de nuevo en la mayoría de los casos, idénticas a las de todos los fotógrafos que hayan pasado por ahí.
  • Un gran ejemplo a esto es lo que hacemos cuando empezamos a aprender fotografía: todos vamos a intentar sacar la misma foto, de la misma forma, es como hacen los turistas al llegar a un punto pintoresco, todos pretenden hacer la misma foto que han visto en los folletos.
  • Otros fotógrafos aficionados, hartos de hacer las mismas fotos que los turistas y los libros baratos de viajes, deciden salir solos de casa en busca y captura de momentos que les atrapen en su paseo, hasta la hora de comer, por zonas desconocidas de su entorno. Y mientras andan descubren cosas que les gustan y las fijan para siempre en la memoria de su tarjeta. Es otra forma de actuar.
  • Y esta forma de hacer las cosas, de enfrentarse a la fotografía, nos dista mucho de la manera de trabajar de muchos fotógrafos profesionales. Lo único que cambia es que unos no se ganan el pan con la cámara y otros sí, y eso supone tener que echar más horas, como es lógico.
  • Pero esa no es la clave para evolucionar y conseguir mejores trabajos. Lo que guía a un fotógrafo profesional es que tiene muy claro qué es lo que tiene que hacer, cuándo lo tiene que hacer y cómo. Es decir, tiene una idea en la cabeza, un tema o una frase. Evita el acto fundamental de los aficionados, que es disparar a lo loco, disparar sin pensar a todo lo que le rodea porque sí, porque estoy ahí y tengo que hacerlo.
  • Un fotógrafo bueno es aquel que tiene una idea. Ni más ni menos. Conoce muy bien su cámara, domina más o menos los programas de edición, tiene más o menos tiempo... Lo único que le diferencia de un fotógrafo atascado es que sabe que sus fotografías tienen un fin y que no es otro que servir de vehículo a la idea que le circula por la cabeza. A partir de ella, se desarrollan las imágenes que se irán grabando en los discos duros. Busca el momento y lo encuentra, pero lo reconoce rápido porque lo tenía dibujado en su interior, o en una libreta, da igual.
  • Trabajar así supone mucho más esfuerzo, estar más atento a una parte de lo que te rodea, pero los resultados serán mejores, pues no ha andado por caminos que le llevaban a ninguna parte, sino que ha ido por el camino adecuado. A lo mejor no es el más recto, pero sabía que en todas las curvas iba a encontrar algo que sirviera para su proyecto, para su idea.
  • No hay que comprar mejores cámaras, ni tener mejores medios. Una de las cosas que te hacen mejorar es pensar y encontrar una idea con la que te encuentres cómodo y comenzar a disparar sin distracciones. Así, te darás cuenta en tu viaje con la familia que a lo mejor no hace falta fotografiar el monumento de turno. A lo mejor lo que te interesa es la sombra del monumento, porque es tu idea y lo que hará que tengas una interesante serie sobre las sombras de los monumentos que has visitado.
  • Además, para mejorar, tendremos que darnos cuenta cuales son los errores que cometemos, ver como los podemos solucionar.
  • Por ejemplo, uno de los problemas que nos vamos a encontrar es el de querer rendirnos.
  • Puede que sintamos la tentación de rendirnos demasiado rápido. Porque nos cansamos de no obtener resultados, o porque sentimos que ya tenemos todo lo que necesitamos. En los dos casos, puede que estemos bajando los brazos demasiado pronto. Es fácil rendirse cuando no tenemos el conocimiento. Pero el aprendizaje, que sucede en todas las etapas de la vida, es un proceso, y generalmente un proceso largo.
  • Para poder solucionarlo, tenemos que afinar nuestro olfato exploratorio, no solamente, por ejemplo, hacer las fotos desde el lugar más tradicional, sino buscar alternativas, otros ángulos, otras formas de contar la misma historia. En la variedad está el gusto, y quizás descubramos cosas sobre nosotros mismos que no sabíamos que estaban allí.
  • Por otra parte, puede que nos cansemos de estar fotografiando todo el tiempo. Como anteriormente he comentado, no siempre es necesario apretar y apretar el disparador, a veces es mejor pensar por un tiempo para obtener el encuadre que estamos buscando.
  • En relación con el punto anterior, un error de principiante reside en la composición. Por ejemplo, tener al objeto en el centro de la toma puede dar una impresión estática que no estamos buscando. Si no tenemos conocimientos de composición, tenemos altas probabilidades de terminar insatisfechos con nuestro trabajo.
  • A veces, informarse un poco sobre composición de imágenes, como por ejemplo la regla de los tercios, es fundamental para tener un buen resultado. Algunos novatos se concentran en la parte equivocada de la composición, en lugar de pensar cuál será la mejor forma de hacerlo.
  • También sucede que componemos bien pero luego concentramos el foco en otra parte. Las cámaras nos permiten jugar bastante con el foco, no perdamos esta oportunidad para componer imágenes fantásticas.
  • Lo que si podemos encontrarnos es que sabemos componer, hemos elegido bien nuestro foco, pero por una razón u otra no sale la imagen como queremos, para eso estará nuestra destreza a la hora de usar herramientas de edición y poder cuadrar la imagen tal y como nos hemos imaginado.
  • El no pensar en la iluminación es otro gran error que podemos cometer.
  • Aunque se puede hacer mucho en la etapa de posproducción de las fotografías, también corremos el riesgo de pensar que todo se puede solucionar. No considerar las condiciones lumínicas de una toma es uno de nuestros pecados capitales.
  • Tenemos que considerar la dirección de la luz, y observarla antes de hacer cualquier cosa. Si estamos ubicados en el lugar equivocado, no obtendremos los resultados que estamos buscando.
  • Una vez que hemos considerado esto, la resolución es simple: nos movemos nosotros, movemos a nuestro sujeto, o hasta volvemos en un momento donde podamos tener mejor luz para hacer la toma.
  • Tenemos que conocer nuestro equipo a la perfección, para que sirve cada función, cuales son sus límites, sus puntos flojos, sus puntos fuertes, nos tenemos que sentir cómodos con el. Una falsa idea que tenemos es que como no tenemos una réflex no podremos sacar buenas fotos. Ni mucho menos, el tener mejor equipo solo implica que sacaremos fotos con mejor calidad, no mejores, que es muy distinto.
  • El sacar fotos con mejor calidad quiere decir que saldrán con mas nitidez, con mas definición, pero no por ello signifique que serán buenas fotos, si el que controla esa cámara no sabe hacer fotos, no serán buenas fotos.
  • Tenemos que intentar transmitir algo en esa fotografía, hemos de procurar que no se quede en una sola imagen, y muchas veces, lo mas sencillo, es mejor que una imagen saturada de detalles.
  • En resumen, el desconocer las normas de composición fotográfica es un gran problema que tendremos que solucionar si queremos mejorar como fotógrafos. 
  • El estancarnos y creer que ya hacemos grandes fotografías y no hacer caso a las críticas verdaderas, que son aquellas que realmente muestran su opinión y no te alaban por alabar, el pensar que por tener un mal equipo no seremos capaces de sacar buenas fotos etc... no nos permitirá crecer como fotógrafos